Los bañistas

15 abril 2014

bañistaEsto era un hombre en la playa. Miró el mar, la arena, el gentío. Dio un grito:
-¡Me aburro!
Un millón de bañistas lo miró con odio.
-¡A los tiburones!
Lo cogieron y lo lanzaron al mar, tan lejos como pudieron.
El hombre rió como un niño, mientras nadaba.
-Esto es mejor que los toboganes. En cuanto llegue a la orilla, repito.

Moraleja:
Si no molestan,
olvida a los que protestan.


Gratis ALAS DE ASTRONAUTA

9 abril 2014

coverALAS DE ASTRONAUTA es el quinto título que regalo para celebrar el Mes de los Libros. Si te apetece, haz CLIC en el título o en la portada y descárgalo.
Y despué, deja algún comentario con estrellas, aunque sea una línea. Me harás un gran favor.


El sombrero

5 abril 2014

bombinUn hombre compró un día un sombrero. Se lo puso y se sintió importante. Se lo quitó y volvió a sentirse insignificante. Regresó a la tienda:
-¡No lo quiero!
-¿Por qué?
-Me calienta la cabeza con tonterías.
Y no lo compró.


Millón y más

19 marzo 2014

jajajaEsto era un blog con más de un millón de amigos.

-¡Hala! ¿Y a cada uno le cuentas una cosa?

-¡No fastidies! A todos les cuento lo mismo.

-Pues qué aburrimiento.

-De eso nada, monada; porque mi blog es de minicuentos.

-¡Guay del Paraguay! Apúntame a mi también.

-¡Marchando aún más amigos! ¡Jajajaja…!

…………………………………………..

(Como hemos sobrepasado el millón de visitas, permitid la inmodestia de un auto-homenaje)


Tres “pasmaos”

17 marzo 2014

20140317-194609.jpg

Esto era una mujer dulce, pero no salada.
-¡Qué gran desgracia! Todos los hombres quieren mujeres saladas, simpáticas, extrovertidas, de contagiosa alegría. Nunca me casaré.
La mujer dulce pero no salada vivía deprimida en el 3º C de uno de los pisos de la calle Apagada, en Ciudad Violeta.
En el 5º B del mismo piso, calle y ciudad vivía una mujer saladísima pero sin la menor dulzura.
-¡Qué gran desgracia! Todos los hombres quieren mujeres dulces, apacibles, introvertidas y discretas. Nunca me casaré.
En el 4º A del mismo piso, calle y ciudad vivía un hombre dulce, saleroso, honrado y trabajador.
Con gusto le hubiera dicho algo a la vecina del 3 C.
-Pero cualquiera se atreve -pensaba-, con lo mal que me mira cuando nos cruzamos.
Con gusto le hubiera dicho algo a la vecina del 5 B.
-Pero cualquiera se atreve -pensaba-, con lo mal que me mira cuando nos cruzamos.
Y solteros se quedaron los tres.

Moraleja: ¡Al ataque!


La mosca patinadora

13 marzo 2014

mosca_del_baileEsto era una mosca que quería triunfar en patinaje artístico. Fue al Ministerio de Vocaciones a explicar su caso.
-No hay problema. Aquí estamos para ayudar. Rellene estos papeles.
Los rellenó.
-Perfecto. Le avisaremos cuando haya una plaza libre de patinador.
-¿Tardarán mucho?
-Sólo unos meses.
La mosca se sobresaltó.
-¿Usted sabe cuanto vive una mosca?
-No.
-Menos de meses.
-Vaya, pues qué mosqueo ¿no?
Y la mosca, al parecer, jamás patinó.


Gris y Sara

10 marzo 2014

mujer colores_Fotor

Esto era un hombre gris, de traje gris, de pelo gris, de sonrisa gris y de pensamiento gris. Se llamaba Iván. Le iba de miedo, claro, porque en el mundo predomina el gris y lo gris está muy bien valorado. Su máxima ilusión era conocer una mujer gris con la que formar una familia gris.
Pero el destino es juguetón y conoció a Sara. 

Sara era una mujer arco iris, de vestidos amarillos, pelo rojo, sonrisa azul y pensamientos multicolores. Le iba fatal porque las gentes grises del mundo gris se ponen de los nervios con quienes viven en color. Aunque a Sara le daba igual porque su máxima ilusión era seguir siendo como era.
Pero el destino es juguetón y conoció a Iván.
-¿No estamos hechos el uno para el otro, verdad? -Preguntó él muy serio, en cuanto se conocieron.
-Para nada -dijo ella, soltando una risa infantil y contagiosa.
-¿Y qué podemos hacer?
-Fácil. Yo te coloreo a ti y tu no me cambias a mi.
El hombre gris la miró con sorpresa.
-Eso no es equitativo.
Ella rió.
-No. Pero es lo mejor. Créeme.
Y él, por primera vez en su vida, sonrió en azul.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.