El ratón

13 junio 2012

Esto era una ratona que se enamoró de un ratón de ordenador. Su madre, preocupadísima, le decía:

-Pero, hija, ¿no ves que no es de verdad?

-¡Sabe hacer tántas cosas! -respondía ella, poniendo sus ojos en blanco.

-Pero, hija, ¿no ves que no tiene vida?

-Es como si la tuviera, porque siempre está calentito debajo de alguna mano…

-Pero, hija, ¿no te das cuenta de que con él nunca te podrás comunicar?

Y la ratona enamorada replicó con gran seriedad:

-Mire, madre, perdone que le diga. ¿Usted se comunica mucho con mi señor padre, que siempre está o zampando queso a dos carrillos o viendo el maldito fútbol en la televisión?

Y ahí su madre, las cosas como son, enmudeció.


El niño que no leía

18 abril 2012

Erase una vez un niño que nunca leía. Por eso tampoco leyó aquel cartel que decía:

“Como pases por aquí, te convertirás en ratón”.

Desde entonces es un ratón que no quita el hambre y al que persiguen todos los gatos.

¿Ves como no siempre es tan malo leer?