LA MISS

21 mayo 2019

Esto era una chica muy guapa que un día quiso aspirar a Miss Mundo.

Se presentó al correspondiente certamen y le pidieron que se pusiera un traje de baño.

—¿Dónde está la piscina?

—No hay.

—Pues vístase usted de Tarzán, ¡so guarro! —le soltó al del jurado, que era un señor trajeado de la cabeza a los pies.

Y no ganó.

¡Pero se quedó más a gusto…!


Cebra

15 mayo 2019

En cierta ocasión un preso se escapó de la cárcel con su uniforme de rayas. No tenía dónde esconderse y se metió en un parque zoológico para pasar la noche. Un mono que lo vio, se puso a chillar:

-¡He visto un cebra que anda sobre dos patas!

El preso se escondió y los vigilantes del Zoo, alarmados por los gritos, se llevaron el mono al siquiatra.


El reloj y la hora

13 mayo 2019

Esto era un reloj que perdió una hora. Era un reloj muy grande, instalado en lo alto de una torre municipal. Cuando pasaban las Doce del mediodía, de pronto eran las Dos.

-¿Y la Una? ¿Dónde está la Una? –Preguntaban al reloj sus clientes; o sea, los vecinos que lo consultaban.

El reloj no sabía qué contestar. Se le había perdido esa hora.

Hasta que, hechas las investigaciones oportunas, se pudo descubrir que la Una estaba colgada boca abajo en la campana más grande de la cercana iglesia, para sustituir a un badajo roto.

El cura del pueblo se disculpó:

-La culpa fue mía. No podía tocar a misa sin badajo en la campana. Y como la Una es tan simpática, me dijo: si quieres me cuelgo ahí y me doy cabezazos contra la campana.

El reloj hizo un gesto resignado:

-Es muy buena. Pero bien del todo yo creo que no está.


La sandía

21 enero 2016

sanidaEsto era una sandía que se miró en el espejo de un río.

-¡Caramba, estoy un poco redondilla! Tendré que ir al gimnasio.

Fue el gimnasio, se empleó a fondo y no tardaron en decirle:

-¡Cada día estás más delgada!

Hasta que volvió a pasar por el río, se asomó a sus aguas y se llevó un susto de espanto:

-¡Pero si ya no soy yo! ¡Pero si parezco un calabacín!

No volvió al gimnasio. Ni se privó de comer.

-¡Una es una y sanseacabó!

Esa fue su conclusión.


Un cuento muy dulce

2 marzo 2014

corona reinaEsto era una reina que quería dejar de serlo.
Un día le dijo al rey:
–¿Cómo te sentaría no estar casado con una reina?
El le respondió, con la mejor de sus sonrisas:
-Mira, con la corona haz lo que quieras; pero tu siempre serás mi reina.
Esto sucedió en el Reino de Almíbar, situado en el Valle de los Caramelos,  junto al los montes de Regaliz. ¿Dónde, si no?

El nombre

26 febrero 2014

arabe
Esto era un árabe que se llamaba Aladino.
-¿Vendes lámparas?
-¿Eres un genio?
-¿Tienes alfombra voladora?
No había día en que no tuviera que oír mil veces estas preguntas o similares. Se cansó. Y un día fue al Registro:
-¿Me puedo cambiar de nombre?
-Sin problemas. Dígame cómo quiere llamarse.
Aladino pensó en un nombre que fuese muy común en la zona.
-¡Alí! ¡Quiero llamarme Alí!
El funcionario del Registro tachó Aladino de su ficha de nacimiento y puso el nombre elegido.
-Pues ya está. ¿El apellido quiere dejarlo igual?
-Sí, sí.
El funcionario se despidió., sin perder de vista la ficha corregida:
-¡Que le vaya bien don Alí… Babá!

Gafotas

10 enero 2014

las-gafas-de-raulUn día Juan Carlos llegó al colegio con gafas. El que se sentaba a su lado izquierdo le dijo, mirándolo con cara de pena:

-¿Se te han roto los ojos?

-No. Solo están algo estropeados.

-¿Eres cegato? -le preguntó el que se sentaba a su derecha, mirando con un poco de asco.

-No. Veo bien. Pero mejor con las gafas.

La chica que se sentaba delante, le dijo:

-¡Estás más atractivo!

La que se sentaba detrás añadió:

-¡Y más guapo!

El de la izquierda, el de la derecha y todos los demás chicos de la clase empezaron a gritar:

-¡¡Queremos ser unos gafotas!! ¡¡Queremos ser unos gafotas!!