Los bañistas

15 abril 2014

bañistaEsto era un hombre en la playa. Miró el mar, la arena, el gentío. Dio un grito:
-¡Me aburro!
Un millón de bañistas lo miró con odio.
-¡A los tiburones!
Lo cogieron y lo lanzaron al mar, tan lejos como pudieron.
El hombre rió como un niño, mientras nadaba.
-Esto es mejor que los toboganes. En cuanto llegue a la orilla, repito.

Moraleja:
Si no molestan,
olvida a los que protestan.