Divorcio de loros

6 agosto 2012

Cierto día, la lora le dicho a su marido, el loro:

-Oye, que me divorcio.

Y él, repitió:

-Oye, que me divorcio.

-De acuerdo -dijo ella.

-De acuerdo -repitió el.

Llegó el abogado, que era un tucán, y les dijo:

-¿El divorcio será amistoso?

-Sí -dijo la lora.

-Si -dijo el loro.

Y el tucán, asombrado, murmuró:

-Con lo que bien se llevan, no sé por qué se separan.

-¡Porque es horrible no poder conversar! -chilló la lora.

-¡Porque es horrible no poder conversar! -copió el loro.

El abogado ya no dijo ni pío.