La lavandera y el río

Minicuentos del 8-M (4)

Una mujer fue un día a lavar al río los calzones del marido.

El río protestó:

-No me traigas guarradas y menos de culo ajeno.

La mujer casi se cae.

-¿Desde cuándo hablan los ríos?

-Desde que se hartaron de algunas cosas. ¿Lavan ellos vuestra ropa?

-¡Jesús, María y José! ¡Qué río tan rojo!

-Morado, querrás decir. Y no me llames río, porque soy agua.

La mujer arrojó a un lado la ropa sucia. Había perdido las ganas de lavar y quiso abrazarlo. Pero como no sabía, se metió en el agua y dejó que la abrazara él. O sea, ella.

-Por fin alguien con quien hablar -se le oyó susurrar también.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s