Filomeno

Minicuentos del 8-M (2)

Cierta vampira le dijo una noche a su compañero de gruta:

-He perdido mis colmillos, Filomeno. Si no muero de hambre, moriré de sed.

-Déjalo de mi cuenta -respondió él, descolgándose del techo y echando a volar.

Nunca volvió.

-Es lo que me gusta de ellos -pensó la vampira-. Ponles cualquier obstáculo y te dejan en paz.

Y sonrió, mostrando sus afilados y hermosos colmillos que nunca había llegado a perder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s