El rey destronado

Esto era un rey que no se conformaba con serlo.

-¡Pero si eres lo más! ¿Qué más quieres?

-Quiero vivir como un rey. Con dinero a raudales y un enorme tesoro.

-Vaya. ¿Y algo más?

-Ser cazador de elefantes y grandes fieras.

-Vaya. ¿Algo más?

-Campeón de regatas en yate.

-¿Algo más?

-Tener un harén, con muchas esposas.

-Bien. Pues no se hable más. Consultemos al pueblo.

Consultado el pueblo, el rey que no se conformaba con serlo perdió la corona y se le indicó la puerta de salida.

-¡Jo! ¡No es justo! –protestó.

-Cierto. No hay nada más injusto que un rey en una democracia. ¡Y si encima nos sale avaricioso, cruel, superficial y machista, pues colorín, colorete; agarra la maleta y vete!

Un comentario en “El rey destronado

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s