El manjar

Cuentan que en cierta ocasión una mosca encontró una inmensa caca de vaca, recién “fabricada”. Se posó en ella loca de alegría, sintiendo que la boca se le hacía agua ante el inminente festín.

Pero antes, sintió la necesidad de orar:

—Gracias, Altísima Mosca Suprema, por lanzar desde el cielo tan suculento manjar.

Y llena de felicidad, se puso a comer.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s