El invisible y la doctora

lluvia-librosEsto era un hombre invisible que quería ser visible. Un día se fue a una clínica del Ojo y de la Visión.

-¿Pueden volverme visible? –preguntó a allí.

-Le paso con la doctora -respondió el señorito de recepción.

La doctora del Ojo y de la Visión solo tenía un ojo, pero muy grande, y con una visión en 3D. El ojo recorría la consulta.

-No puedo verlo.

-Ya, claro. Ese es el problema. Quiero que todos puedan verme, incluida usted.

-Entiendo. Cierre los ojos.

El invisible obedeció. La doctora levantó un cubo de pintura roja y lanzó su contenido adonde había oído hablar. No pasó nada. La pintura quedó en el suelo, manchando de rojo la consulta.

-Me temo que usted, además de invisible, es inexistente. O lo que suele llamarse un fantasma. No está en ni mano volverlo visible.

-¿Ni con una sábana?

La doctora se quitó la bata blanca y se la tiró por encima. La bata cayó al suelo y se tiñó de rojo con la pintura caída.

-¡Vaya!

El hombre invisible que quizá fuera un fantasma o quizá tampoco, preguntó deprimido:

-¿Qué le debo?

-Un cubo de pintura roja, una bata blanca y la limpieza de este despacho.

La doctora del Ojo y de la Visión no puedo verlo, pero el hombre sonrió:

-¡Uf! Menos mal que además de invisible soy inexistente.

Y se fue. O quizá no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: