El nombre

arabe
Esto era un árabe que se llamaba Aladino.
-¿Vendes lámparas?
-¿Eres un genio?
-¿Tienes alfombra voladora?
No había día en que no tuviera que oír mil veces estas preguntas o similares. Se cansó. Y un día fue al Registro:
-¿Me puedo cambiar de nombre?
-Sin problemas. Dígame cómo quiere llamarse.
Aladino pensó en un nombre que fuese muy común en la zona.
-¡Alí! ¡Quiero llamarme Alí!
El funcionario del Registro tachó Aladino de su ficha de nacimiento y puso el nombre elegido.
-Pues ya está. ¿El apellido quiere dejarlo igual?
-Sí, sí.
El funcionario se despidió., sin perder de vista la ficha corregida:
-¡Que le vaya bien don Alí… Babá!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: