Las barbas de Melchor

Un día, la reina Melchora le dijo a su marido, el rey mago Melchor:

-Tienes que afeitarte la barba.

-¡Bueno, sí! ¿Eso a qué viene?

-Nuestro único hijo, el príncipe Melchorcito, no duerme bien porque dice que sueña con la ovejita de la cara de papá…

-¿Cómo?

-Le da miedo tu barba. Cree que es un animal.

El rey Melchor se quedó pensativo.

-Tengo la solución. Hay que educarlo en el amor a los animales. Así no se asustará de mi barba, ni aunque la crea un mullido animal.

Y el rey mago Melchor pudo seguir luciendo su larga barba blanca de siempre.

 

Una respuesta a Las barbas de Melchor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: