Terencio y el lobo

Esto era un lobo que tenía asustadísimo al rebaño del bueno de Terencio, el hijo de la señora Terenciana.

-¿Y cómo es que tiene tan asustadas a tus ovejas? ¿Cuántas ha comido ya? –Le preguntó un día la señora Terenciana a su hijo.

-No ha comido ninguna, madre. Solo es que espera al rebaño escondido tras cualquier matorral y cuando pasamos desprevenidos, da un gran salto gritando “¡¡¡Tras!!!”. Y todas se llevan un susto de muerte. Incluso yo.

A la señora Terenciana no se le han cerrado los ojos aún, de tanto como los abrió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: