La gallina calva

Esto era una gallina llamada Clotilde que un día empezó a perder plumas.

-Oye, Cloti –le cacareó una amiga-, ¿no te estarás quedando calva?

-Puede. Pero no me importa.

-¿Ah, no?

-No. Porque las plumas hacen muchas cosquillas. Y estoy harta de reírme a todas horas.

La amiga se fue, moviendo la cabeza con desaliento:

-Pobre Cloti. Con la edad, se le está yendo la cresta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: