El conde Fantasmácula

Erase una vez un fantasmita que quería ser vampiro.

-¿Estás tonto o qué? No se puede ser las dos cosas –le dijeron.

-¿Por qué?

-Porque los vampiros se alimentan de sangre y los fantasmas no se alimentan.

El fantasmita se echó a llorar.

-¡Estoy harto de llevar siempre una sábana! ¡Yo quiero ponerme una capa chula como la de los vampiros!

-Haberlo dicho antes. Eso sí que se puede arreglar. Trae tu sábana.

Se la tiñeron de rojo y negro, le hicieron unos cuantos cortes y cosidos, y se la devolvieron convertida en bellísima capa:

-Aquí tiene su capa, señor Conde Fantasmácula…

-¡¡Soy feliz!! ¡¡Muchas gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: