El loro enamorado

En cierta ocasión, un loro se enamoró de una lora.

-Daría mi vida por darte un beso -le soltó.

Y la lora respondió con asombro:

-¡Pero si las aves no tenemos labios!

-¿Y qué?

-Pues que sin labios no se puede besar.

El loro enamorado se rascó la barriga.

-¡Oh, vaya! Pues daría mi vida porque nos diéramos un pico,

(Y de ahí lo de “darse un pico”, que dicen los jóvenes de ahora, cuando se besan, pero de modo breve y superficial: ¡menudos pájaros!)

4 comentarios en “El loro enamorado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s