Simón

Esto era un niño guapisimo al que todo el mundo decía:

-¡Qué guapo! Pareces un ángel.

-De Ángel nada, me llamo Simón -decía él.

Llegó a la adolescencia, la cara se le llenó de granos y la gente le decía.

-¡Jesús, cómo te has puesto!

-De Jesús nada, me llamo Simón -contestaba él.

Se hizo mayor, se le cayó el pelo, le empezaron a faltar dientes y le decía la gente:

-¡Se te ve bien, Matusalén.

-¡De Matusalén nada,  me llamó Simón!

Y como lo oyera un nieto pequeño que apenas sabía hablar, balbuceó:

-Sí, mon…

El abuelo casi se lo comió a besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: